La alteración de la historia

Sexto documento


Para el análisis del siguiente documento, recurriremos al que proviene de 1957, cuando la Oficina Internacional de los Boy Scouts, dentro de las celebraciones del primer centenario del nacimiento del fundador de movimiento, Lord Robert S. Baden-Powell, edita en 1959 el libro Scouting Round The World, un texto que rescata el trabajo de cómo fue creciendo el movimiento scout desde su fundación en 1907, y donde se le solicitó a cada organización scout, el aportar la historia de su respectivo inicio y para México, esta fue la historia entregada:


El escultismo en México se dice que comenzó en 1914, pero de una manera muy casual y esporádica. El año 1920 se da como fecha de la fundación oficial de los Scouts de México; Pero de nuevo no parece haber registros de hechos o personalidades.


En 1926, sin embargo, Andrés Gómez Orejan reunió a unos cuantos muchachos juntos en Veracruz, los entrenó a lo largo de las líneas Scouts y bajo los auspicios del Club Rotario de la Ciudad de Veracruz, solicitó la inscripción de la Oficina Internacional. Sin darse cuenta de ello, dos hombres en la Ciudad de México, Edelmiro Traslosheros y Jorge Núñez, buscaban algún tipo de movimiento juvenil que pudiera ayudar a los jóvenes por mejores caminos.


Después de mucho estudio y alentado por lo que Núñez había visto del escultismo en Londres durante la Primera Guerra Mundial, decidieron establecer un movimiento similar en México. Con la aprobación de los Caballeros de Colón en las diferentes provincias de México, fundaron los Boy Scouts de México el 12 de octubre de 1929. Luego se enteraron de la existencia del grupo en Veracruz y trataron de vincularse con él, pero sin éxito. Se rechazó su petición de ser considerados como un grupo patrocinado por católicos, y la Oficina Internacional les dijo que sólo se podía reconocer una asociación en cada país. Esto no les disuadió, y su movimiento comenzó a crecer, mientras que en Veracruz comenzó a languidecer, hasta que eventualmente, Orejan convirtió el registro a la entonces Asociación de Scouts de México.


Para entonces, la Asociación tenía veinticinco Grupos Scouts en el norte, centro, este y sur del país. Fue una suerte que Jorge Núñez tuviera un buen conocimiento del inglés y pudiera traducir al español Scouting for Boys y otros libros de B-P, conservando el espíritu detrás de la palabra impresa . [1]



Este relato pasa por alto el trabajo de lo realizado en Ciudad de México desde 1911, además de hacer menos lo logrado en la ciudad de Mérida, Yucatán donde los Boy Scouts no han dejado de trabajar hasta la fecha. Lo que no proyectaron al futuro, es que hay bastantes testimonios documentales que dan fe de hechos y personalidades.


De acuerdo a las fuentes documentales, la tropa de exploradores del Puerto de Veracruz, tenía más de cien integrantes, siendo parte de una organización que tenía tropas en ciudades de México, Guadalajara, Saltillo, Monterrey, Tampico, Orizaba entre otras.


La historia real de Edelmiro Traslosheros es la siguiente:


Muchos Caballeros de Colón tienen expedientes en el Departamento Confidencial, sin embargo sólo dos pueden ser considerados de trascendencia para la orden: Edelmiro Traslosheros y Juan Lainé . Ambos, una vez superado el conflicto religioso, se dieron a la tarea de reconstruir el complejo entramado de Consejos que la Orden se vio en la necesidad de cerrar debido a la persecución religiosa. Lainé fue “Gran Caballero” del Consejo de Guadalupe entre 1930 y 1936.


En 1925 Traslosheros ya se desempeñaba como Diputado de Estado de los Caballeros de Colón cuando fue identificado por el Departamento Confidencial como uno de los hombres importantes de la orden. Se le siguió muy de cerca durante un viaje a Estados Unidos. Traslosheros también fue “Gran Caballero” del Consejo de Guadalupe entre 1937 y 1940.


En agosto de 1926 Edelmiro Traslosheros, Mariano Alcocer y Francisco Arrieta Vizcaíno participaron en la Convención de los Caballeros de Colón de Filadelfia. La agencia United Press reportó el evento y apareció en diarios norteamericanos, razón por la cual el agente 47, comisionado en San Antonio Texas para vigilar a los exiliados católicos informó al Departamento Confidencial que, los individuos antes citados, habían tenido un indecoroso comportamiento. El jefe del Departamento Confidencial se apresuró a informar al Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación en una nota manuscrita en la que mencionó la posibilidad de impedir el regreso de Traslosheros a suelo mexicano. La petición fue aceptada y el 17 de agosto se giró telegrama cifrado a las estaciones migratorias fronterizas “suplicando” impedir el paso al territorio nacional del susodicho. Sin embargo, Traslosheros regresó al país, seguramente por descoordinación entre los agentes del Departamento Confidencial y de Migración. Francisco Matos, miembro del servicio migratorio envió telegrama al Jefe del Departamento Confidencial en el que comunicaba la asistencia de los “Delegados Caballeros de Colón” y de las declaraciones que hicieron para diarios de Filadelfia y San Antonio sobre la no rendición de los católicos. Igualmente informaba del fuerte rumor de un complot que se orquestaba entre los exiliados católicos para asesinar al presidente Calles.


No queda claro el por qué no se detuvo a Traslosheros a su regreso. Lo cierto es que desplazó su participación política a otros espacios, los años siguientes se dedicó, junto a Juan Lainé, a organizar e impulsar el movimiento Scout en México y a fortalecer a la Acción Católica Mexicana. Francisco Arrieta Vizcaíno permaneció exiliado en los Estados Unidos. En 1929 regresó a México, el mismo agente 47 comisionado en Texas llevó seguimiento de sus actividades hasta 1930. Mariano Alcocer continuó trabajando para la LNDLR. La persecución no concluyó con el fin de la Guerra Cristera. Durante la Segunda Cristiada, los Caballeros de Colón sufrieron un golpe importante, el 25 de marzo de 1935 la Secretaría de Gobernación, y la ahora Oficina Confidencial, tomaron posesión de la casa número 15 de la Calle Gral. Prim, residencia del Consejo Guadalupe de los Caballeros de Colón. [2]





[1] Wilson, John Skinner (1959) Scouting Round The World, Blandford Press Ltd. London, p. 113.

[2] Valdez, César E. (2010) Vigilancia y persecución política a organizaciones católicas en el México posrevolucionario (1924-1947), XVI JORNADAS INTERESCUELAS MAR DEL PLATA 9, 10 Y 11 DE AGOSTO DE 2010, Mesa 48: Catolicismo, sociedad y política en Argentina y América latina contemporáneas, Dirección de Estudios Históricos INAH-México, p.p. 9-10.

HISTORIA CON RUMBO, LUZ Y CONOCIMIENTO SOBRE LA IGNORANCIA

La información contenida en el presente sitio museoscout.mx es producto de la investigación para el libro
LA FLOR DE LIS: ENTRE VIENTOS Y TORMENTAS, HISTORIA DE LOS SCOUTS EN MÉXICO, ISBN:970-94049-0-3
puede ser de libre uso para ser reproducido en medios masivos, blogs y páginas de internet, siempre y cuando se de el respectivo crédito a los autores,
Ing. Ramón Miguel Ponce Sánchez e Ing. Enrique Zenil Verduzco.
Todos los derechos reservados.

v