La alteración de la historia

Segundo documento


En la siguiente nota, ésta se refiere al aniversario del reconocimiento oficial en agosto de 1936, el Ing. Núñez Prida nos adentra con un poco más de profundidad sobre esta “historia de origen”, la que tendrá modificaciones posteriores a lo largo de los años.


El día 27 de agosto de 1926, terminaba el IV Congreso Internacional de Jefes Scouts, llevado a cabo en Kandersteg, Suiza. Entre las resoluciones adoptadas por este Congreso, está la que lleva el número 12, que dice: “El Congreso aprueba el reconocimiento inmediato y la inscripción a la Oficina Internacional de los Exploradores Nacionales de la República Mexicana (Asociación de Boy Scouts de México)”.


Conmemoramos por lo tanto este mes el X Aniversario de este memorable acontecimiento; como quien dice, celebramos el “cumpleaños de la Asociación”. Esa obra, la fundación de esa Asociación, la que andando el tiempo se convirtió en la que ahora conocemos, se debe a un grupo de hombres patriotas sinceros, ciudadanos íntegros, amigos desinteresados de la juventud, que abnegado y serviciales se lanzaron a la tarea de llevar al corazón de la juventud mexicana los ideales de Baden-Powell. El Club Rotario de Veracruz, Gómez Orejana, Latapí, para no citar sino unos cuantos de la lista de los que desgraciadamente no están en servicio activo ahora, pues los que aún están con nosotros, son perfectamente conocidos de todos. Con unos y con otros tenemos una deuda de gratitud enorme, y esa deuda hay que pagarla siendo lo que ellos soñaron con que fuésemos: buenos scouts.


En otros países a los 10 años de Escultismo, se cuentan los scouts a millares; el Movimiento ha penetrado en el alma de su juventud y ha tomado caracteres de fuerza nacional, conocida y respetada de todos.


¿Qué panorama presenta México esculta en esta fecha nuestra? Creo que más quisiera no verlo, quisiera mejor soñar con Grupos innumerables que pasan cantando su canción de camino, con sus muchachos sanos y alegres; quisiera soñar con que, en cada pueblo, en cada ciudad, los “muchachos de la sonrisa y la buena acción” se cuentan a millares y son queridos y comprendidos de todos.


Pero no soñemos. Tenemos pocos pero buenos Grupos; los Lobatos y los Rovers han venido a dar el toque de presente, y hasta contamos con esta pequeña revista desde la cual pretendemos llevar a nuestros muchachos la voz veterana y sabia de todos aquellos que llevan en su pecho muchas estrellas de antigüedad, símbolo de muchos días alegres, de muchos trabajos, de muchos sacrificios.


Este es el panorama del pasado. Volvamos la cara al futuro. El futuro nos pertenece, el futuro DEBE ser nuestro. Hacia él marchamos alegres y confiados, con gallardía y con disciplina. Debemos plantar en la cima misteriosa del porvenir nuestras banderas verdes con lises rojas. Debemos desgarrar con mano firme el velo que nos separa del mañana, y cada uno de nosotros, del primero al último rango, vamos a grabar en él con letras de juventud y de virilidad, la consigna de caballeros que nos hemos impuesto: ¡SIEMPRE LISTOS! .[1]



En esta nota, hay la mención de otra organización scout, los Exploradores Nacionales de la República Mexicana, que era anterior y completamente ajena a la Asociación de Scouts de México. Esta organización surge en 1923 y es parte del programa juvenil de los Clubes Rotarios de México, enfocada al servicio, con el esquema de trabajo de la tropa de los Boy Scouts of America de la Ciudad de México, teniendo los exploradores presencia en la capital y varias ciudades del interior de la República.


He aquí uno de los puntos históricos que contradicen a la cronología oficial de ASMAC. En 1926, la Iglesia Católica y sus múltiples organizaciones (entre ellas los Caballeros de Colón) estaban involucradas en una guerra civil conocida como “La guerra Cristera” iniciada a mediados de 1926 y extendida hasta 1929, en la que el Ing. Núñez Prida y varios de los mencionados (a excepción de Andrés Gómez Oreján, que era miembro del Club Rotario en el puerto de Veracruz y encargado de la sección de jóvenes) tenían una participación activa en el conflicto, pero actuando con bajo perfil.


Otro punto a notar es el cuestionamiento sobre el estado del Escultismo a 10 años de su reconocimiento, dándonos una idea que vislumbra poca presencia de scouts, cuando en realidad para 1936, existían varias organizaciones scouts en las principales ciudades del país, algunas con lineamientos de Boy Scouts of America, otras con un perfil nacionalista y los Boy Scouts de México, fundados en 1930.



[1] Núñez Prida, Jorge (agosto de 1936) 10 años de Escultismo, Revista “Escultismo”, Órgano oficial del comité central de los Scouts de México, Año I. No. 5, México, p. 1.

HISTORIA CON RUMBO, LUZ Y CONOCIMIENTO SOBRE LA IGNORANCIA

La información contenida en el presente sitio museoscout.mx es producto de la investigación para el libro
LA FLOR DE LIS: ENTRE VIENTOS Y TORMENTAS, HISTORIA DE LOS SCOUTS EN MÉXICO, ISBN:970-94049-0-3
puede ser de libre uso para ser reproducido en medios masivos, blogs y páginas de internet, siempre y cuando se de el respectivo crédito a los autores,
Ing. Ramón Miguel Ponce Sánchez e Ing. Enrique Zenil Verduzco.
Todos los derechos reservados.