Para entender el Movimiento Scout

Origen de la palabra SCOUT


Esta palabra tiene su origen en la voz latina auscultare (escuchar con atención) usada por los médicos romanos cuando pegaban su oído al tórax de un paciente para escuchar los diferentes órganos del cuerpo. Con el paso del tiempo, esta palabra se incorporó al italiano y francés como ascolter y posteriormente derivó a escouter. En la conformación del idioma inglés y con un origen incierto, al irse conformando con palabras de otras lenguas, de verbo pasa como sustantivo a scout.


Durante muchos años, y al ir sosteniendo batallas con los países de Europa, en Inglaterra, esta palabra fue aplicada a la actividad militar, donde un soldado o un espía, era enviado en avanzada a las cercanías del campamento enemigo, con el fin de reunir información sobre la posición, la fuerza o los movimientos del enemigo, por lo que se le denominó Scout.


Este término se mantuvo en el concepto militar inglés por siglos y al desarrollarse como una actividad apoyada con diversas técnicas, se derivó el verbo scouting, o la acción de la recopilación ordenada de información sobre las fuerzas enemigas a base de recopilación de datos por la exploración y la inteligencia.


Es hasta principios del siglo XX, cuando el General Robert S. S. Baden-Powell, usa el término Scout para definir a los integrantes de un proyecto personal, enfocado a muchachos entre los 12 y 17 años de edad, con la idea de aplicar en ellos lo mejor de las técnicas de autosuficiencia y supervivencia de los Scouts militares, pero integrando valores universales y la formación del carácter de los muchachos, ahora con el carácter de Scouts de paz.


A partir de este hecho, la palabra Scout adquiere otro significado, entendiéndose como aquella persona que es miembro de ese movimiento juvenil educativo hoy extendido por todo el mundo.


Para el idioma castellano hay una controversia, ya que usualmente se ha usado la palabra explorador para denominar a un scout, pero en el idioma inglés existe el vocablo explorer, definido como una persona que explora o recorre un lugar, siendo que esta palabra es una de las tantas actividades de un scout militar.


Esta controversia tiene su origen en unos folletos de propaganda de los Boy Scouts of America para dar a conocer el movimiento entre las comunidades hispanas de los Estados Unidos durante sus primeros años, donde la palabra scout es mal traducida apareciendo como explorador.


Incluso en España, el término es aceptado como válido, apareciendo a partir de 1912 en toda la información relativa al movimiento de los nacientes Exploradores de España. En Chile, al no encontrar una traducción adecuada, deciden conservar el vocablo original desde su fundación en 1909.


Ahora bien, en el castellano antiguo existe tres voces que se derivan del término original en latín y que se acercan al mismo significado de scout; “esculca, “esculta” y “escucha”.


La real academia las define así: "ESCULCA (Del latin sculca) f. desus. Espía o explorador"; "ESCULTA (De escuchar) f. Acción de escuchar por parte de un espía que se adelanta de noche a la inmediación de los puntos enemigos para observar de cerca sus movimientos"; "ESCUCHA, pertenece por completo a la terminología militar.


Incluso la palabra esculta aparece en el Romancero del Cid Campeador, refiriéndose Jimena Díaz a su esposo Rodrigo Díaz de Vivar, que se queja al rey de que: "Apenas el alba rompe cuando lo están acuciando los escultas y adalides para que se vuelva al campo".


Este término, esculta, nunca se usó para definir a un scout en su traducción cercana para el idioma castellano, pero si para derivar la palabra que define al conjunto de prácticas y enseñanzas que constituyen al Movimiento ideado por Baden-Powell, el Escultismo.


De aquí que la traducción del título del libro fundamental de este movimiento “Scouting for Boys”, se conozca como Escultismo para muchachos, donde quienes practiquen sus enseñanzas, se convierten en scouts que seguirán el ideal de trabajar para cambiar al mundo.



HISTORIA CON RUMBO, LUZ Y CONOCIMIENTO SOBRE LA IGNORANCIA

La información contenida en el presente sitio museoscout.mx es producto de la investigación para el libro
LA FLOR DE LIS: ENTRE VIENTOS Y TORMENTAS, HISTORIA DE LOS SCOUTS EN MÉXICO, ISBN:970-94049-0-3
puede ser de libre uso para ser reproducido en medios masivos, blogs y páginas de internet, siempre y cuando se de el respectivo crédito a los autores,
Ing. Ramón Miguel Ponce Sánchez e Ing. Enrique Zenil Verduzco.
Todos los derechos reservados.